Aunque el título parezca el resultado de un partido de baloncesto, es la comparación entre los dos países en materia de horas extra. La diferencia es que la unidad de medición no es la misma: una es al mes y la otra al año.

Recientemente hemos visto publicada la noticia de que Japón limita las horas extra a realizar por os trabajadores a 100 al mes, para evitar muertes por trabajar demasiado.

Se lo que estáis pensando, pero hasta esta regulación ¡¡¡no existía un límite!!! Y 100 horas más al mes suponen alrededor de unas 5 horas más de trabajo cada día.

590059_373677

En 2015, 2.159 personas se suicidaron en Japón por causas relacionadas con el trabajo. El Gobierno japonés ya aprobó en 2015 una ley para frenar la epidemia del exceso de trabajo, pero la falta de rigor al registrar las horas extraordinarias por parte de las empresas y la predisposición de los empleados a alargar sus jornadas para recibir bonificaciones dificultó el control sobre esta práctica.

¿Cómo se encuentra la situación en España en materia de horas extra?

Tenemos que distinguir entre: horas extraordinarias y horas extraordinarias de obligatoria realización.

Horas Extraordinarias:

  • Su prestación es voluntaria, salvo pacto individual o colectivo.
  • Se prohíbe su realización durante el período nocturno, salvo en los supuestos de jornadas especiales ampliadas reglamentariamente o cuando resulte necesario para prevenir y reparar siniestros u otros daños extraordinarios y urgentes. Igualmente se prohíbe su realización a menores de 18 años.
  • A efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el período fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente.
  • Los representantes de los trabajadores tendrán derecho a ser informados mensualmente por el empresario de las horas extraordinarias realizadas por los trabajadores, cualquiera que sea su forma de compensación, recibiendo a tal efecto copia de los resúmenes.

Horas extraordinarias de obligada realización:

  • Son las que vengan exigidas por la necesidad de prevenir o reparar siniestros u otros daños extraordinarios y urgentes, como el riesgo de pérdida de materias primas.
  • Es obligatoria su realización por el trabajador.
  • No se tendrán en cuenta para el límite máximo anual de horas extraordinarias.
  • Se compensarán como horas extraordinarias.

Retribución y número máximo de horas extraordinarias

  • Se abonarán económicamente o se compensarán con descanso por pacto individual o colectivo.
  • La cuantía a percibir por cada hora extraordinaria en ningún caso podrá ser inferior al valor de la hora ordinaria o se compensarán por tiempos equivalentes de descanso retribuido. En ausencia de pacto al respecto, se entenderá que las horas extraordinarias realizadas deberán ser compensadas mediante descanso dentro de los cuatro meses siguientes a su realización.
  • El número máximo de horas extraordinarias al año a realizar por un trabajador será de 80 al año. No se computarán a estos efectos las que hayan sido compensadas mediante descanso dentro de los cuatro meses siguientes a su realización.
  • El número máximo de horas extraordinarias que pueden  realizar los trabajadores con jornada de cómputo anual inferior a la jornada general en la empresa se reducirá en la misma proporción que exista entre tales jornadas.
  • No se aplica el límite de 80 horas extraordinarias anuales a las que se realicen para prevenir o reparar daños extraordinarios y urgentes,  aunque tendrán que abonarse como horas extraordinarias, siendo obligatoria su realización para el trabajador.

¿Cuál es el principal problema que tenemos en España en relación con las horas extra? Que en la mayoría de empresas, ni se contabilizan y menos aún se retribuyen económicamente o se compensan por descansos.

En 2016 se publicó una nueva normativa en relación a las horas extra. Es la Instrucción 3/2016 sobre intensificación del control en materia de tiempo de trabajo y de horas extraordinarias

El principal objetivo de esta normativa es intensificar desde la Dirección General de Seguridad Social el control de cumplimiento sobre la normativa de trabajo, con respecto a la regulación sobre jornadas máximas y horas extraordinarias, y en especial sobre su correcta compensación y cotización, a través de inspecciones.

Lo que nos dice el Estatuto de los Trabajadores es lo siguiente:

“A efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el periodo fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente”.

Resumiendo, para poder controlar si se hacen o no las horas extra hay que poner unos medios o mecanismos para ello. La forma aceptada por esta instrucción para controlar la realización o no de horas extraordinarias en las empresas es registrando día a día las jornadas.

Se puede hacer mediante medios mecánicos, como por ejemplo sistemas de fichaje, o medios manuales tales como partes de trabajo en papel firmado por el trabajador (sistema que suena a antiguo y, sobre todo, fácilmente falsificable). El método correcto sería fichaje con huella dactilar, ya que es más complicado de manipular. Si se ficha por tarjeta, cualquiera puede pasarla por el lector; en cambio, nadie puede manipular tu huella dactilar.

La principal novedad desde 2016 es que el registro de la jornada realizada por los trabajadores es obligatorio: anteriormente era obligatorio solo para trabajadores a tiempo parcial, pero desde este año se extiende también a los trabajadores a jornada completa.

¿En vuestras empresas se están registrando las jornadas diarias o es la primera vez que oís hablar del asunto?

Porque por mucho que salga una ley, si las empresas no lo aplican y el encargado de hacer que se cumpla (la Dirección General de la Seguridad) no inspecciona, no sirve de nada. Hasta donde llegan mis conocimientos, en fábricas y administración pública sí se ficha, pero en empresas o sector servicios no tengo constancia de que se haga. Agradecería vuestros comentarios para aclararme las dudas.

Cuando se aprobó la normativa se le dio bastante publicidad, pero tras esto no he vuelto ha encontrar ninguna noticia relacionada sobre número de inspecciones realizadas, si se están aplicando las sanciones indicadas en las instrucción, etc. Y creedme que he investigado, pero mi amigo Google no me ha contado nada al respecto.

Los datos en cuanto a horas extra son asombrosos: los trabajadores españoles en 2015 realizaron una media de 6,3 millones de horas extras a la semana, lo que supone más de 327 millones de horas extra al año, según los datos que recoge la Encuesta de Población Activa.

Además, se establece que 3,5 millones de horas extras a la semana no fueron pagadas ni con dinero ni con tiempo de descanso. ¡Ésto es mas de la mitad de horas extra realizadas!

Y ya no es solo que no fueron pagadas ni con dinero ni con descanso, sino que al no estar computadas en ningún sistema de registro no existen, ¿cómo las reclamas? También conlleva que no cotizaron a la seguridad social, por lo que es dinero que dejamos de ingresar en nuestras arcas. Luego nos quejamos de que no hay dinero para pensiones…

De nada sirve legislar, si luego no se controla nada. Y mira que este asunto podría ser fácil: si junto a los documentos de cotización que se tienen que enviar mensualmente a la Seguridad Social exigieran obligatoriamente el registro de fichajes de cada trabajador, se controlaría fácilmente y no serían necesarias las inspecciones (que por cierto tampoco me consta que se estén realizando).

Fuera aparte de lo ya mencionado, lo que habría que hacer es averiguar por que se hacen tantas horas extra.

Tenemos varias opciones:

  • Presencialismo: muchos trabajadores siguen teniendo la absurda idea de que está mal visto irse a casa antes que su jefe. Sin embargo, en este caso quedarse mas tiempo tampoco significa que se esté trabajando mas, sino que se está mas horas en la oficina por aparentar. ¿Habría qué entender este ejemplo cómo horas extras?
  • No da tiempo ha realizar todo el trabajo encomendado: en este caso el problema es de la empresa, está repartiendo mal el trabajo entre su personal o no tiene trabajadores suficientes para realizarlo. Ambos casos, mala gestión, culpa de la empresa.
  • Sí debería de dar tiempo ha realizar el trabajo encomendado: habría qué indagar en la productividad de ese trabajador.

Ante cualquiera de las tres opciones habría que intentar solucionarlo.

En este aspecto nos llevan ventaja en el resto de Europa: está mal visto hacer horas extra, porque entienden que o bien no eres capaz de realizar tu trabajo en el tiempo que deberías o bien que tu jefe no es capaz de distribuir la carga de trabajo correctamente, y en ambos casos se investiga y se buscan las soluciones oportunas.

Pero bueno, al final el problema de España es que el miedo se apodera de los trabajadores y la gente traga con lo que le toque, ya sea hacer horas extra gratuitas porque haya una mala gestión en su empresa o quedarse en su sitio hasta que su jefe se marche a casa.

La solución: hacer que se cumpla la legislación. ¿Cómo? La propia Seguridad Social debería implantar en las empresas sistemas de fichaje con huella dactilar que automáticamente generen un registro que se remita a fin de mes a la seguridad social y que, cuando reciban los documentos de cotización de cada empresa, comprueben si ambos datos coinciden. Y a esto añadir sanciones para quien incumpla tanto el envío de los informes como que los datos de ambos documentos no correspondan.

¿A que no es tan complicado? Una pequeña inversión que haría que afloren horas extras, los trabajadores cobrarían mas y la seguridad social recaudaría más dinero en cotizaciones; o se contratarían más trabajadores haciendo qué disminuyera el número de desempleados.

Tanto escribir de horas extra me ha agobiado, mejor pensemos en vacaciones y en algo mas relajante. Por cierto, se trata de una playa española, ¿la reconocéis?

Imagen-Cotillo-Fuerteventura-TURISMO-FUERTEVENTURA_EDIIMA20140801_0578_13

Como siempre muchas gracias por leerme, por recomendar mis artículos y por los muchos comentarios de apoyo que me llegan de todos vosotros. 

Cualquier cosa que consideréis que os puedo ayudar-asesorar no dudéis en contactarme, tanto vía LinkedIn cómo en “El blog de Rocío” . 

Si te perdiste mis anteriores artículos puedes seguirlos en “El blog de Rocío” .

Anuncios