Tras leer muchos artículos sobre diversos temas de Recursos Humanos, experiencias, comentarios de conocidos y amigos, estoy llegando a la conclusión de que todos los caminos parten de Roma… estaréis pensando que se me ha terminado de ir la poca lucidez que me quedaba…

¿A que viene esta idea?

Por mucho que hablemos sobre salario emocional, Employer Branding, ROI, encuestas de clima, carreras profesionales, etc… la aplicación de todos los conceptos parten del mismo lugar.

Alcanzar la felicidad laboral de los empleados parte de que el empresario o la dirección de esa empresa quiera tener trabajadores felices, y por más que las teorías de Recursos Humanos que demuestren la efectividad de trabajador motivado – trabajador productivo, no todas las empresas quieren ni tienen intención de lograrlo.

descarga.jpg

Por ello, me he preguntado ¿Por que motivo las empresas no quieren tener trabajadores felices? Me voy a intentar poner en la mente de un empresario que no busca la felicidad de sus trabajadores y analizar los principales motivos que hacen que los trabajadores estén descontentos… a ver a que conclusiones llegamos (no es mi mente la que va a ir respondiendo):

  • Un salario bajo, o en algunos casos hasta ridículo, hará que los empleados se terminen marchando o quemándose pero trabajando cada vez menos, o se aguantaran con una sonrisa porque estamos en crisis y es lo que hay. Pongamos, por ejemplo, que tenemos dos trabajadores: un trabajador de Recursos Humanos con 2-3 años de experiencia que puede cobrar lo que indique el convenio para sus estudios en la empresa A (digamos en torno a 25.000) y otro trabajador al que pueden pagarle como si fuera auxiliar administrativo en la empresa B (12.000) pero por hacer las mismas funciones que el primer trabajador; y sabemos que esto no es una exageración, lo vemos a diario en Infojobs. Obviamente, solo entrando en temas salariales sabemos que trabajador va a estar mas contento, y si a los salarios le sumamos el coste de seguridad social la diferencia es aún mayor. ¿Compensa económicamente pagar más? Me refiero, ¿la mayor productividad que pueda generar el trabajador mejor pagado compensa la diferencia de gasto de personal? Pues obviamente pudiendo pagar 12.000 no voy a pagar 25.000, ni que fuera tonto…
  • Algo que puede frustrar mucho es no tener posibilidades de carrera – un proyecto que no te llena: realizar trabajos aburridos, repetitivos, con ninguna proyección de futuro. Bueno pues si se aburre uno, otro vendrá, para divertirse están los fines de semana...
  • Horarios inflexibles: aún vemos ofertas para trabajos de oficina de 9 a 14 y de 16 a 19 de lunes a viernes durante todo el año, si vives en Madrid tendrás la maravillosa suerte de salir de casa a las 8 y volver a las 20.00 cómo mínimo. ¿Es necesario tener trabajadores a los que se les prive completamente de su vida durante 5 días a la semana? ¿Seguimos necesitando dos horas para comer? Si tengo al trabajador todo el día en la oficina no tendrá tiempo de buscar trabajo y de hacer entrevistas en su tiempo libre.
  • Rotación: la frustración de los trabajadores genera mal ambiente y una rotación alta. ¿En qué le beneficia a la empresa tener que estar buscando nuevos trabajadores cada poco tiempo? Y por norma general la rotación hace que se marchen los mejores y se queden los peores. Bueno, ellos se lo pierden, total pongo un anuncio y en 2 horas hay 500 candidatos inscritos…
  • Cero inversión en formación, deberíamos pensar lo siguiente: “lo malo de no formarlos es que se queden”, pero nos quedamos con el planteamiento tradicional “Por qué formar a los trabajadores si se me pueden terminar marchando”, quien quiera estudiar que se lo pague él.
  • El reconocimiento brilla por su ausencia: “Te pago por trabajar”, mítica frase ultra motivadora. O “Deberías darme las gracias por tener trabajo”.
  • Ningún gasto en beneficios sociales: “¿beneficios sociales?, ¡date por contento que te pago la seguridad social!”.

Y sabemos que estas situaciones se siguen dando en la actualidad…

Os voy a contar una historia de alguien que primero fue trabajadora infeliz, lo que la llevó a emprender e hizo lo posible por tener trabajadores felices:

Hace como siete años, hice una entrevista para una academia de inglés que acababa de abrir sus puertas en Valladolid. Al poco de comenzar, por exceso de trabajo, querían contratar un administrativo-recepcionista porque la propietaria no daba a basto ella sola. En la entrevista me comentó que el salario iba a ser el indicado según convenio a mis estudios aunque no tuviera experiencia y hubieran muchas categorías inferiores en el convenio donde poder encuadrarme (era 2010 y acababa de terminar FP II en Administración y Finanzas). Ella me contó que la idea de emprender y montar la academia la vino por lo quemada que había terminado de trabajar para otros por salarios ridículos, con malos horarios y mal ambiente, y que ahora que tenía la oportunidad no iba a hacer a los demás lo que ella había sufrido. Quería tener trabajadores contentos porque de eso dependía el éxito de su negocio, aunque le conllevara mayores costes salariales. Necesitaba personas al lado que remaran junto a ella.

Y me llego al alma, y muchos años después lo sigo recordando y cada vez que paso por delante de esta academia sonrío y me alegro de que la vaya bien. No fui la persona seleccionada y en la propia entrevista me lo comentó, fue sincera, prefería alguien con un nivel de inglés más alto.

¿Por qué guardo ese buen recuerdo? Por su empatía, por su sinceridad, por predicar con el ejemplo, y porque hizo lo posible por cambiar las cosas y no repetir lo que había vivido ella. Porque había sido trabajadora infeliz y tenía en su mano tener trabajadores felices.

Y porque en su historia está la moraleja del asunto: tener trabajadores felices es lo que hará que tu empresa tenga éxito o no.

descarga (1)

Como siempre muchas gracias por leerme, por recomendar mis artículos y por los muchos comentarios de apoyo que me llegan de todos vosotros. 

Cualquier cosa que consideréis que os puedo ayudar-asesorar no dudéis en contactarme, tanto vía LinkedIn cómo en “El blog de Rocío” . 

Si te perdistes mis anteriores artículos puedes seguirlos en “El blog de Rocío” .

Anuncios